Laboratoire international pour l'habitat populaire

FORO URBANO MUNDIAL MEDELLIN

FORO URBANO MUNDIAL
MEDELLIN – COLOMBIE / 5-11 ABRIL 2014
NETWORKING EVENT N°82
Ministère de la Culture et de la Communication
« Enfatizar la buena gobernanza para revitalizar durablemente las ciudades historicas »
Intervención de Jean François Parent architecte 09 Abril 2014 / Traducción Patricia Aguirre

En vista de la iniciativa propuesta por el Ministerio de la Cultura y la Comunicación para participar en este evento que lleva como título Fortalecimiento de la Gobernanza o “buen gobierno” para revitalizar sosteniblemente las ciudades históricas” nosotros, el (LIHP, Laboratorio Internacional para el hábitat popular) nos hemos interrogado sobre cómo hacer el recuento de nuestra experiencia en América Latina, y el sentido que tendría presentar algunos de los trabajos realizados sobre el continente en un tiempo tan corto como estos 15 minutos (estas experiencias han sido puestas en perspectiva con otras prácticas que venimos desarrollando en Francia y que hemos llamado; Construcción de un dialogo transatlántico).

Nos parece en cambio, más pertinente, esbozar y exponer de manera general nuestro punto de vista sobre la problemática construida a partir de las experiencias y las acciones del LIHP, sobre las que podríamos extendernos en el momento del debate.

Nuestro objetivo entonces, reposa y ha sido estructurado a partir de las reflexiones y análisis que tienen origen en los procesos de investigación, los trabajos y las acciones llevadas a cabo sobre tres territorios de experimentación suramericanos y uno francés.


Estos territorios de reflexión son:
Colombia, Bogota, Usme
En el contexto del desarrollo urbano necesario marcado por :
- Relación de los hombres con la historia del continente suramericano
- Con las culturas tradicionales aun vivas
- Con el extenso y frágil medio ambiente
Venezuela, Caracas y la Gran Misión Vivienda Venezolana
A través de la Obra de Carlos Raul Villanueva que aborda una problemática marcada por la oposición calidad/ cantidad, la cual debemos revisar, y la búsqueda de una modernidad que se contextualiza
Mexico, Zumpango
La ciudad nueva ideal (pensada para quién) y construida en la periferia del DF

Debo señalar que estos estudios e investigaciones, se han llevado a cabo en el marco general del desarrollo urbano necesario. La cuestión del patrimonio y de la ciudad histórica fueron abordadas en este marco.
A Para tratar este problema considerado importante
B Como fuente de reflexión para tratar la cuestión general sobre el plano del hábitat popular de calidad y emancipador.

Hemos establecido tres campos de reflexión en relación con estos trabajos.

Los Campos de reflexión propuestos son:
Noción de patrimonio
Noción de ciudad histórica
Noción de Gobernanza o “buen gobierno”

LA CUESTION DEL PATRIMONIO
Muy a menudo la noción de patrimonio se presenta como un falso problema, pero que presenta el riesgo de eludir uno que si es fundamental para el urbanismo y la arquitectura.

Simplemente quisiera aclarar que para abordar esta noción, debemos esforzarnos en pensar diferentemente la relación urbanismo / arquitectura con el presente, el pasado y el futuro.
No hay, no debería haber oposición (aun si se piensa que no se puede sobrepasar) entre innovación y preservación del patrimonio (siendo éste concebido como un presente sobrepasado, o un presente en el pasado). Esta división es el producto de una forma de percibir, sólo teóricamente, la relación entre novedad y conservación de un pasado socializado, es decir, un presente, cualquier tipo de presente, así ya haya pasado, en el plano real siempre es presente. En la realidad, al percibir prácticamente esta relación diferida y diferente, el problema ni siquiera se plantea, se resuelve siempre antes de haber sido pensado y/ o esbozado.

Y si este problema se les presenta a los constructores (arquitectos, urbanistas, etc.), las soluciones que deberán aportar se encontraran en la medida en que se inscriban estas producciones en procesos a la vez sociales, políticos y culturales, que éstas deberán (como siempre) agenciar, ganado así en legitimidad.
Estas soluciones, han estado siempre presentes ante los hombres, pero en la necesidad y gracias a su ingenio, han olvidado esta veneración del pasado, (veneración que se puede cultivar únicamente cuando nos encontramos alejados de los problemas materiales y vitales), sin por lo tanto contradecir el pasado sino integrándolo, por la fuerza de las cosas, a su realidad presente.
Finalmente, y para simplificar, podríamos decir que el arquitecto debe ponerse a la tarea, mas no como única tarea, la de reflexionar a aquello que los hombres siempre han hecho, sin pensarlo siquiera, para adaptarse y sobrevivir.
El pasado, como bien lo vemos, no debería entonces hipotecar la libertad de inventar el futuro transformando el presente, sino solo en el campo teórico y a condición de darse el lujo de situarse por fuera de las contingencias cotidianas.

LA CUESTION DE LA CIUDAD HISTORICA

Si observamos el fenómeno de la urbanización globalizada ( ye el continente Suramericano es un buen observatorio), su aceleración y su sometimiento a los nuevos valores, constatamos que se sobreponen dos concepciones del desarrollo urbano.
Por un lado, la ciudad histórica, es decir esa que conocemos la mayoría de las personas y que ha sido construida por aquéllos que la han habitado; una ciudad que se ha desarrollado y que no ha dejado de evolucionar, una ciudad siempre en construcción y que atestigua espacialmente las relaciones sociales siempre en movimiento.

La ciudad como lugar donde los hombres construyen el mundo, su mundo. La ciudad es el lugar de un futuro colectivo. Ciudad alienadora, ciudad represiva, ciudad revolucionaria, ciudad emancipadora, siempre en construcción. Ella se llama Montenegro, Brasilia, Paris, Colleta de Castelblanco, Niamey, Rangpur…

Por el otro, una ciudad contemporánea, tecnificada, que se dice compleja, centro de redes globalizadas y de intercambios materiales e inmateriales, conectada al mundo, convirtiéndose ella misma en red y flujo constante…
Una ciudad “moderna” perfecta, pensada para responde a las necesidades de la globalización; producto de la globalización, que tiende naturalmente a dominar el pensamiento urbano “mundializado”, estructurado por las nociones de movilidad, movimiento, flujo, redes, de la cual Dubai se convierte en el arquetipo que pesa hoy, sobre la representación de la mayoría sobre la ciudad.


Dubai como arquetipo, un ideal que niega, por si misma, toda perspectiva de futuro.

Así se opera y se impone una traslación desde una urbanización -producto aleatorio, singular- colectivo de las relaciones entre los hombres que en ella viven y que transforman esas relaciones- hacia una organización material sin futuro, porque es perfecta: aquélla de los flujos y de la individualización que allí reina. Que, de la civilización de ciudad singular; localizada y en evolución, pasa a una civilización de movimiento inmóvil, de fuga que homogeneiza y desterritorializa, fijando el tiempo.

Vemos entonces que, fundamentalmente, la evolución de la cuestión urbana expresa, no una crisis técnica y material, sino una decisión de civilización.
Y esta decisión, únicamente el pueblo está legitimado para tomarla.
Esto me permite entonces abordar el tercer punto.

LA CUESTION DE LA GOBERNANZA
Y DE SUS MODALIDADES DE APLICACION

Las dos concepciones tal como las hemos evocado (la de la ciudad y la del desarrollo urbano) que actuablemente se superponen, obligan a mezclar los diversos planos o a interpretar, de mejor manera la cuestión urbana. En efecto, si ésta se enraíza a nivel de un plano general (filosófico, ético, político…) nos lleva a aportar respuestas… por lo menos urbanas…
Y reclama de los actores de los debates en este campo específico, un dominio claro de las herramientas propias del análisis de los datos y sus implicaciones. Si bien estas herramientas no se encuentran disponibles, solo podrán ser construidas en los contextos que ellas demandan. Así la reivindicación de su dominio no será espontánea.
De allí la necesidad de la construcción colectiva de un saber del “habitar” para llevar a cabo una efectiva y responsable participación en la “fabricación” de una ciudad.
Aqui, podemos afirmar que el fortalecimiento de la buena Gobernanza se debe buscar en la implicación o intervención popular (en su soberanía, la soberanía de las representaciones políticas…) y en la construcción de una cultura del “habitar”. Un saber popular del “habitar”, que no es espontáneo y que está por construir en lo real… (la realidad?)

¿Cómo?

Nuestra experiencia nos permite enunciar tres útiles o herramientas, tres soportes para aprender a observar, comprender y transformar lo real (la realidad?)
A El patrimonio y el movimiento de la historia
B Las utopías pasadas y presentes
C La cooperación Internacional…
… que tienen en común el poner en perspectiva a todo presente, de volver familiar lo extranjero…

Tres tipos de procesos por construir

Pensar en términos de procesos alternativos y no en soluciones alternativas; repensar la noción de “proyecto” urbano (dialécticas de fines y de medios) y, sobretodo, crear, inventar, construir colectiva y solidariamente (en términos de investigación- acción participativa)
En conclusión
Lo que se plantea hoy a propósito de la ciudad histórica no puede estar disociado de la percepción y de la comprensión que se tiene de “la” crisis urbana, de su aceleración y de sus efectos culturales (homogenización), ambientales y humanos. Lo que correlativamente tiene como implicación principal, la obligación de tomar decisiones de perspectivas lúcidas y de transformaciones ambiciosas (la calidad para todos, rebasando la oposición calidad/cantidad, calidad contextualizada por el rechazo a todo modelo impuesto)

La percepción que se debe reconocer (aún está por construir), y ya que la propuesta es a construir y reconocer la crisis de civilización (cuyas causas quedan también por establecer) que impone la restauración de la soberanía popular, de ahí la importancia de las instituciones públicas que la encarnan. Esta percepción invita a realizar desarrollos estratégicos y metodológicos importantes (en el orden de la experimentación, de la contextualización, de formación de actores…)

Desarrollos que hoy son susceptibles de ser desplegados sobre el conjunto de útiles o herramientas conceptuales en construcción y que el uso real podrá adaptar y enriquecer.
Reforzar (es decir, priorizar) el control colectivo de los problemas urbanos para permitir a las ciudades (históricas) continuar siendo la fuente de emancipación colectiva e individual, y así mismo necesaria, urgente, indispensable, si queremos que el mundo exista así de sencillo. Actuar sobre el mundo, tal como es, es siempre necesario, y en este sentido, la cuestión que se plantea hoy no es tanto una cuestión patrimonial sino una cuestión de civilización.


LIHP / Jean-François Parent / / Medellin 05/04/2014

Descargar la versión en pdf

Bookmark and Share